Periodoncia

periodonciaEsta enfermedad periodontal afecta al 90% de la población adulta. Comúnmente llamada "Piorrea" es la causante de la mayor parte de la caída de dientes y muelas.

La periodoncia es una afección grave que va deteriorando progresivamente los tejidos que soportan el diente, avanzando desde los más superficiales (encía) hasta los más profundos (hueso). En las fases más avanzadas, cuando la destrucción ósea es grande, conlleva la pérdida de la pieza. El síntoma más común es el sangrado de las encías, pero el paciente no lo valora ya que se trata de una enfermedad indolora en su fase inicial y menos propensa a la caries que otras, por lo que piensa que tiene una dentadura sana. Nada más lejos de la realidad.

¿Por qué se produce la Periodoncia?

La causa más frecuente es la producida por la acumulación de placa bacteriana y de sarro, sustancias pegajosas formadas por restos de alimento y sustancias químicas de la saliva. El sarro contribuye al desarrollo de microorganismos. Estas bacterias son capaces de alterar la encía, debilitándola, con lo cual pueden penetrar hacia el interior. La encía se irrita y se inflama destruyendo el hueso que sujeta el diente.

¿Cómo evoluciona la Periodoncia?

En las primeras fases de la enfermedad, la encía aparece inflamada (gingivitis), enrojecida y sangrante. Este estado aún es reversible, ya que no hay destrucción de tejidos. Pero si no se soluciona el problema puede evolucionar hacia una periodontitis. En este caso se forma la llamada “bolsa periodontal” que se desarrolla entre las encías a modo de surco, lo que permite la entrada de bacterias. En este momento empiezan a moverse los dientes y terminan por caerse todas las piezas de forma progresiva.

Tratamiento de Periodoncia

El tratamiento de esta enfermedad requiere que el paciente esté bien informado y comprenda que de él depende detener su evolución. Se procede a sanear toda la boca mediante una limpieza para eliminar el sarro que se introduce dentro de la bolsa periodontal. Es una intervención totalmente indolora, se realiza en la clínica y su coste no es muy elevado.

Prevención

Irá destinada a evitar la aparición de placa bacteriana y de sarro mediante el cepillado dental después de cada comida y antes de acostarse. Para los espacios entre los dientes, en los cuales no penetra el cepillo, se utilizará la seda dental. En algunos casos, el dentista puede prescribir antibióticos o enjuagues antisépticos para disolver la placa bacteriana. Aún estando sanos, es imprescindible acudir a la Clínica cada seis meses para realizarse una limpieza dental.